Autorretrato Petrona Viera MNAV

Explorando la obra de Petrona Viera: Planismo y Abstracción Geométrica en la Pintura Uruguaya

Al adentrarnos en la vida y obra de la artista uruguaya Petrona Viera, nos encontramos con una narrativa rica y fascinante que arroja luz sobre su impacto en la escena artística del país. En nuestro previo análisis sobre cómo entender el arte abstracto, discutimos la importancia de comprender la historia de un artista para interpretar su obra. Ahora, exploraremos algunos hitos clave en la vida de Petrona y ahondaremos en su contribución al movimiento planista y la pintura planista en Uruguay.

Petrona más allá de los pinceles

Petrona Viera (1895-1960), hija de Feliciano Viera, quien ocupó la presidencia de Uruguay entre 1915 y 1919, fue una pintora uruguaya cuya historia está tejida con talento y trabajo. A la temprana edad de dos años, perdió la audición debido a una meningitis, pero esto no impidió que su pasión por la pintura floreciera. Su familia, al percatarse de su interés, fomentó su educación artística. A partir de las clases con Guillermo Laborde, Petrona entra al fascinante mundo del planismo.

Su vida se desarrolló en el entorno hogareño, y este trasfondo se refleja de manera destacada en su obra. La cotidianidad, la familia y el juego emergen como temas centrales en sus cuadros, aportando una dimensión única a su expresión artística.

Planismo: la pintura uruguaya en transformación

El planismo, caracterizó la escena uruguaya a principios del siglo XX. Constituye, según indica el Museo Nacional de Artes Visuales, la modalidad uruguaya del procedimiento planista que permeaba las corrientes artísticas en todo el mundo. Esta corriente se distingue por su enfoque en planos de color, una simplificación de formas y un dibujo geométrico. La igualación de valores entre figura y fondo, así como la autonomía de elementos, se convierten en sellos distintivos del planismo.

La obra planista de Petrona Viera: una celebración de la cotidianidad

Dentro del corpus planista de Petrona, observamos una exploración apasionada de la vida cotidiana, el juego y los paisajes. Sus pinturas se caracterizan por la simplificación de formas y la utilización de colores vibrantes, como se evidencia en “Recreo”. A través de planos de color, la artista logra capturar escenas familiares, extrayendo lo esencial del movimiento y la experiencia sensorial.

Recreo, Petrona Viera, Museo Nacional de Artes Visuales

En última instancia, la pintura de Petrona Viera, imbuida de decisiones cuidadosamente tomadas, nos lleva en un viaje desde la percepción inicial hasta la manifestación final. La igualación de valores en el planismo, coloca la pintura en el centro, permitiendo que la artista interprete y celebre la vida a través de su arte. Petrona encuentra, en esta celebración, planos de color para armar sus cuadros.

Planismo y abstracción: un diálogo singular entre forma y fondo

El planismo supone un ejercicio hacia la abstracción geométrica. Petrona Viera nos invita a participar en un diálogo excepcional. Aunque sus paisajes, como “Costa Azul” y “La Barra de Santa Lucía”, conservan su reconocibilidad, se revela una autonomía de elementos que insinúa una conexión más profunda con la abstracción. La racionalidad, la objetividad y la uniformidad de capas de pintura entrelazan la representación reconocible, generando un diálogo intrigante entre la forma y el contenido.

Playa Costa Azul, Petrona Viera, MNAV

En este contexto, es fascinante observar cómo, aunque las escenas capturadas por Petrona son reconocibles, existe una independencia notoria de los elementos individuales. Podríamos, metafóricamente, quitar una sombra como si fuera una pieza de puzle.

Barra de Santa Lucía, Petrona Viera, MNAV

Este proceso de abstracción, aunque arraigado en la realidad tangible, permite que Petrona Viera transforme sus percepciones en una manifestación artística única. La autonomía de los elementos no debilita la conexión emocional con el espectador; más bien, profundiza la experiencia al desafiar nuestras expectativas y alentar una interpretación personal de la obra.

En resumen, la obra de Petrona Viera, entretejiendo la realidad y la abstracción, nos ofrece un testimonio visual de su capacidad para interpretar el mundo que la rodea. En lugar de simplemente representar escenas, sus pinturas nos invitan a un diálogo estético, donde la forma y el fondo coexisten armoniosamente, revelando capas de significado más allá de lo superficial.

Como al final de cada post, te invito a explorar mis obras aquí. También puedes seguirme en Instagram para mantenerte al día con mis publicaciones y suscribirte a mi Newsletter (al final de esta página) para recibir noticias del blog, eventos y exposiciones. Si te interesa comprar arte puedes escribirme aquí. Estaré encantada de mantenernos en contacto.

Compartir:

Te pueden interesar estas publicaciones: